Consejos de Fisioterapia en la Natación

Fisioterapia en la natación. 7 Consejos desde la fisioterapia realizar Natación de una forma satisfactoria

Vamos a hablar de fisioterapia en natación, ese deporte en el que estamos pensando todos: profesionales de la salud, deportistas y no deportistas, cuando se nos habla de un deporte completo. Voy a daros unas claves de porqué esto puede ser así y repasaré unos conceptos básicos para que la Natación sea no sólo una actividad recreativa, sino que nos ayude a mejorar nuestra salud y a prevenir lesiones.

Fisioterapia en la natación

1. Natación. ¿El deporte más completo?

Esta pregunta puede tener una respuesta afirmativa  por tres motivos principales:

  • Es un actividad que trabaja mucha musculatura esquelética y hace un desarrollo muy coordinado de la misma
  • Es un deporte claramente simétrico con lo que eso supone en cuanto a un trabajo corporal equilibrado
  • Al desarrollarse en un medio acuático las cargas que reciben las articulaciones son mínimas y por ello el desgaste también es menor

2. Beneficios que puede reportarnos la natación

El principal beneficio que reporta la natación debido predominio aeróbico que se realiza es a nivel cardiorespiratorio: mejora el funcionamiento pulmonar y cardíaco. Tonifica y fortalece la musculatura esquelética (desarrollando coordinación) y ayuda a mejorar el estado de ánimo contrarrestando el sedentarismo y disminuyendo el estrés.

3. Que patologías o problemas hacen  de esta actividad una contraindicación

La natación está contraindicada en patologías infecciosas respiratorias, de otorrinolaringología y en cualquier sistema corporal que requiera un tiempo de tratamiento médico. La inflamaciones (otitis, sinusitis..), las lesiones cutáneas agudas (eccemas o alergias al cloro) o en fase de cicatrización (también los hongos en los pies) y las enfermedades o problemas que cursan con pérdidas de conocimiento (epilepsias, vértigos, diabetes).

Se pueden señalar también como contraindicaciones las patologías osteo-articulares y musculares en fase aguda y que cursan con dolor.

Debe ser el médico o el fisioterapeuta en caso de duda el que valore la situación concreta y determine la idoneidad de la natación en ese momento para esa persona.

Debemos usar, ante todo, el menos común de los sentidos: el sentido común.

4. ¿Cómo evitar lesiones en esta actividad?

El primer aspecto que debemos tener en cuenta para evitar lesiones es tener una buena condición física; a esto hay que añadirle un buen calentamiento previo a la actividad. Se recomienda que éste sea de alrededor de un 10% de la duración de la natación, para ello se realizarán ejercicios en seco de todas las articulaciones implicadas en los movimientos de natación. Esto no sólo minimizará el riesgo de lesión sino que no se dará mayor eficacia muscular.

Cuando terminemos de nadar debemos hacer unos estiramientos para relajar los músculos contraídos y llevarlos a la calma.

5. Lesiones más frecuentes en nadadores

Nos encontramos fundamentalmente lesiones de hombro ya que es la articulación más demandada y al tener mucha movilidad puede ser más vulnerable.

Las lesiones en columna vertebral son también muy frecuentes sobre todo a nivel cervical (por los giros repetitivos del cuello en el crol) y lumbar, por según qué estilo, el aumento de la curva vertebral.

Podemos señalar además como lesión típica del nadador la de la parte interna de la rodilla.   Lesiones en el ligamento lateral interno,en la pata de ganso y en la la región femoro-patelar interna son frecuentes en este sentido  cuando se practica el estilo de braza, por el movimiento que realiza la pierna en la propulsión.

6. Natación en el Mar Vs. natación en piscina

Existen varios factores a tener en cuenta y que hacen el nado en el mar distinto al que podemos hacer en una piscina.

El primero de ellos y más importante es la mayor flotabilidad en el agua de mar y por tanto la facilitación de la natación, a esto hay que sumarle que en el mar no tenemos que hacer los incómodos virajes que tenemos que hacer en la piscina, con lo que ello supone en cuanto a la fluidez de la actividad.

Debemos destacar también como aspectos negativos que cuando hablamos en el mar no tenemos una línea clara sobre la que avanzar (eso sí, siempre paralelo a la costa) y que la respiración está muy condicionada con el oleaje.

7. La Hidroterapia: el uso del agua como forma de terapia

Tenemos en el agua un aliado de primera mano en la recuperación de lesiones y en la prevención de muchas patologías, gracias, entre otras cosas, a que el agua nos facilita la elasticidad muscular y la flexibilidad articular, disminuye la inflamación debido a la presión hidrostática que ejerce sobre las zonas sumergidas, aumenta la temperatura corporal y el flujo sanguíneo en extremidades (si es agua caliente), el trabajo sobre extremidades inferiores se hace en descarga del peso y que podemos jugar con la resistencia del agua para tonificar musculatura.

A todo esto hay que añadirle la facilidad que supone el medio acuático para moverse mejor, lo cual esto genera mayor confianza y en muchos casos un mayor disfrute con actividad.

 

 

Cualquier comentario o duda, en relación a esta entrada será bienvenida y podrá hacerse a través de info@enriquediazfisioterapia.es

Enrique Díaz Sánchez

Fisioterapeuta col. 95

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *