Masaje Relajante

Un masaje relajante: «más que un masajito»

Un fisioterapeuta se caracteriza fundamentalmente por el sentido terapéutico de su trabajo, por la necesidad de solucionar un problema físico. Pero a veces infravaloramos la capacidad terapéutica de un masaje relajante.

masaje de espalda
Masaje de espalda

No estamos hablando de un «sólo un relajarse»,  un tiempo de cuidado personal o un “capricho”. Asimismo es una forma de conectar con la propia esencia y de tratar de una ver el cuerpo físico, el mental y el emocional.

De esto nos habla el paradigma bio-psico-social. Este término se refiere a que somos una integración perfecta de varias esferas: la física, la mental y la emocional. Mi amigo el insigne psicosomático el Dr. Manuel Álvarez, le añade a esta la parte espiritual y la ecológica.

De la misma forma, nos comentó en clase cuando estudiamos la carrera nuestro profesor (y mi amigo Paco Miralles): «un fisioterapeuta sin manos es como un jardín sin flores».  Este profesor nos cautivo por sus clases frescas y cargadas de conocimiento.

En conclusión, nos señaló la importancia de una buena mano, mas allá de una buena técnica. Cuanta razón tenía y cuanto recuerdo su frase…

Un masaje relajante, integrado dentro de un tratamiento «terapéutico», no es sólo una forma de terminar una sesión. Es una forma de «amor», una caricia que le damos al alma y cuanto bien provoca a la persona que lo recibe…

Bien sea de forma esporádica o con la perioricidad que desee la persona, un masaje relajante es una forma de sumar vida a los años (más que años a la vida).

Reflexología, otra forma de hacer Masaje Relajante

Resulta muy interesante en el trabajo de fisioterapia tener una visión global de la salud y de la propia persona. Es por esto que técnicas como la reflexología del pie y de la mano, la auriculoterapia y el masaje metamórfico son técnicas en las que tocando “poco” se consigue mucho. No en vano son técnicas que enseño al paciente a auto practicarse, o a realizarlas un familiar.

Tenemos en estas técnicas una ventana al interior de la persona y al poder equilibrar el organismo mediante unos contactos específicos  y que generan unos cambios a veces instantáneos y beneficiosos para la salud.

No se trata sólo de terapias alternativas, son técnicas que tienen tras ellas mucha evidencia científica y muchos años de evolución histórica.